• Al pelar la fruta no quedan residuos de albedo en la pulpa.
  • Pulpa fundente, que no deja residuo al comer.
  • Sabor exquisito por la relación equilibrada de azúcares y acidez.
  • Su zumo apenas tiene limonina, por lo que no se oxida tan rápidamente.
  • Contenido en zumo cercano al 60%, un 10% superios al de la Valencia Frost o Valencia Delta.
  • Menor cantidad de aceites esenciales en la corteza, que no hace tan desagradable su pelado como otras tardías.

Se mantiene en el árbol en perfectas condiciones durante largo tiempo, lo que permite su recolección desde mediados de marzo hasta finales de julio.

Sus excelentes cualidades organolépticas le permiten que sea utilizada tanto para zumo, como para fruta.

Su conservación en cámara es muy buena y claramente superior a Valencia Frost y Valencia Delta.